sábado, 2 de abril de 2011

No vale para nada engañarse...

Sigo siendo aquella niña....


Aquella que se ilusionaba con cualquier cosa. Aquella niña imperfecta que se hunde rápidamente. La que no tiene fuerzas para levantarse, porque sabe que se va a volver a caer. Esa niña que es totalmente imperfecta pero intenta poner buena cara y demostrar al mundo que es feliz. Construye un mundo imposible del que a veces no sabe salir, y cuando dice aquello de .. “tranquilo, estoy bien” realmente está esperando a que llegue alguien a quien de verdad le importa y le diga… “NO, NO LO ESTAS”

No hay comentarios:

Publicar un comentario