viernes, 7 de septiembre de 2012

Simplemente, te adoro.

Y hoy tengo ganas de contarlo, tengo ganas de decir lo que estoy sintiendo, es algo demasiado fuerte, algo que me llena y al mismo tiempo me vacía, algo que me da calor y me congela a la vez. Lo que llevo dentro no se puede describir, no se puede expresar con palabras, es gigante, me hace que cada vez que oigo su nombre se me acelere el corazón, que cada vez que lo veo sienta mariposas en el estómago, algo que hace que todo, hasta la más mínima tontería me recuerde a él. Sé que lo que siento es amor, también sé que mi sonrisa depende de la suya y que mi mundo gira alrededor de él.

Hay días que me da por reír, otros que me da por llorar, no lo entiendo, no me entiendo a mí misma. Pero es que me da igual, me da igual lo que digan, me da igual lo que piensen, lo sé, lo tengo muy claro, sé lo que quiero, sé que lo quiero a él. Esto vale la pena. He aprendido a vivir con ello y la verdad, me gusta, me gusta pensar en él, me gusta mirar sus fotos y que se me escape una sonrisa, me gusta mirar el móvil y tener un mensaje suyo, me gusta que sepas mis problemas y que a la mínima caída que tenga se plante en mi casa dispuesto a alegrarme el día, me gusta todo lo que hace por mi, me gusta que me desmuestre que me quiere, me gusta todo de él. Tiene algo, algo que lo hace especial y único a la vez...

Y no voy a decir que todo sea perfecto, porque aunque para mi lo sea, no lo es ni mucho menos, nada lo es, hay momentos buenos y momentos malos, pero se superan y poco a poco lo que siento se hace más y más fuerte. Él es que lo necesito a mi lado para poder ser felíz, y espero no perderlo nunca, no tener que separarme de él, que todo lo que se ponga por delante no afecte para nada y que esto no se rompa, porque no me imagino mi vida sin él, ni me la imagino ni me la quiero imaginar. Solo te puedo decir que : Gracias, de verdad gracias y mil veces gracias por cada momento, por cada palabra, por cada gesto, por cada sonrisa, por cada beso, por cada abrazo, por cada mirada, gracias por cada segundo que he pasado contigo.

Eres sin duda, lo mejor que me ha pasado, y como bien sabes... Ya no te me escapas pequeño. Te quiero, te quiero y te requetequiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario